Ideas para abrigar a una novia en invierno

Ideas para abrigar a una novia en invierno

Ofrecemos algunas ideas para abrigar a una novia en invierno para que luzcan elegantes y sexys a la vez, todo esta en saber utilizar otros recursos para lograr un look radiante. Las bodas de invierno promueven cierto halo de magia, nostalgia y romanticismo, hay que saber utilizar estas características propias de esta estación.

Lo más importante es saber elegir el tejido adecuado para nuestro traje de novia de invierno y buscar uno más abrigado pero no menos suntuoso, donde podemos elegir terciopelos, crepés, sedas, tules para faldas, bordados , finos decorados con pedrería, aplicaciones en lana, piel o plumas. Son muchas las opciones.

Existen varios accesorios que utilizados adecuadamente pueden utilizarse para abrigar a la novia y enfrentar ese estado de tiempo. Las capas con capuchas es una de ls mejores opciones para días de nevada donde toques de pies evocan cuentos de princesas. Las estolas de piel aportan elegancia y glamour a las novias en invierno y no tienen que ser autenticas.  El bolero es de las opciones más tradicionales pero no la que más abriga, en su auxilio esta la manga o utilizar la lana y la piel en su confección. El abrigo extralargo empieza a marcar tendencia entre las novias en invierno, aportan sofisticación y estilo. También esta el abrigo de pelo pero más corto para no sobre cargar y dejar ver el vestido. El recurso más utilizado es la manga larga, son muy funcionales pero hay que saber insertalas en el traje. Estos vestidos con manga larga pueden ir acompañados con cuellos de piel.

Los complementos que pueden aportar calor y elegancia a la novia en invierno son el uso de botas en el calzado de distintos materiales, los guantes confeccionados con un tejido que convine con el traje y por su puesto el uso de medias tupidas, con detalles y bordados o transparentes.

Los casquetes de terciopelo o las felpas de lana pueden sustituir al las flores en el tocado para protegernos del frío, al igual que los velos largos o los nidos de pájaros para el rostro.